Ir al contenido principal

En 1900 La Línea abandonada por el Estado "vamos como ahora"



Con el título de «El enemigo en casa», publicó «El Liberal de Madrid»«El Grano de Arena» con el nombre «Recortes» las siguiente línea alas que le llamaban la atención a los lectores con verdadero interés.

“Todos los días y a todas horas se oía la mismo alerta. Había que fortificar las islas, había que guardar las fronteras, había que artillar las costas.

Y el problemático enemigo que tanto daba que decir y que temer, estaba, desde hacía tiempo antiguo, dentro de nuestra casa. Tan excelente como numerosos eran los planos y proyectos encaminados a defender de una posible agresión el Campo de Gibraltar, las Baleares, las Canarias y el litoral de Galicia. Pero creían que esos importantes trabajos necesitaban un complemento con un estudio detallado do los medios, instalaciones, propiedades, elementos y recursos con que contaban ya en nuestro territorio aquellos de quienes se recelaba que más o menos
pudieran y quisieran usurpárnoslo.

Fijándonos en el Campo de Gibraltar, ya que a ello les convidaba una muy notable carta,  publicada semanas atras, en La Opinión por un observador tan patriota como discreto. Había que ver lo que había adelantado la conquista civil, en tanto que aquí se discutía sobre el calibre de las piezas y la forma de los atrincheramientos con que se tenía que repeler las futuras conquistas militares.

Algeciras, La Línea, San Roque, Los Barrios y Tarifa, pueblos que cubren el campo de Gibraltar y circundan la célebre plaza inglesa, tenían una población de más de 78.000 españoles. Para esos 78.000 españoles mantenía España siete escuelas. Y pasaban de treinta las que, a título de propaganda religiosa, costeaban varias Sociedades británicas en los pueblos referidos.

A las nuestras asistían unas cuantas docenas de alumnos, en su mayor parte niños; a las extranjeras millares de discípulos, en su mayor parte jóvenes.

En el apiñado barrio de la Tunara, situado en las playas de Levante y bajo la jurisdicción del Ayuntamiento de La Línea, los dos solos edificios del Estado eran la casilla de consumos y la del resguardo de Carabineros. Inglaterra, en cambio, había establecido una capilla evangélica y una escuela de primera enseñanza. No sabían si a la capilla acudían muchos mayores de edad; lo que si se sabía era que todos o casi todos los párvulos del barrio, concurrían a la escuela.

La villa de La Línea de la Concepción, cuyos habitantes pasaban de 38.000, carecía de Hospital; como siempre estaba llena de miles de infelices que buscaban trabajo, a cada paso se observan en ella escenas dolorosas. La enfermedad es compañera del hambre y causa no pocas  bajas entre los desdichados obreros.  Pues bien; el Gobierno inglés ofrecía asilo en sus Hospitales de Gibraltar a los enfermos y a los inválidos que no lo encuentran en La Línea.

Algo todavía más negro. Un virtuoso sacerdote, animado por espíritu ferviente de caridad y por el deseo de evitar a la Patria tales sonrojos, trató de fundar un Hospital y solicitó del Gobierno español un trozo de terreno yermo en donde erigirlo. Se le contestó con una negativa rotunda en atención a que el sitio podía ser útil algún día al ramo de Guerra.

Y —¡cosa inaudita!— en el mismo sitio construyeron una hermosísima finca de recreo cierta familia británica. Y fue construida con el permiso de nuestro Gobierno.

De Gibraltar a La Línea había medio kilómetro de carretera. Los 250 metros de la jurisdicción inglesa, estaban orlados de árboles frondosos y tersos, frescos y limpios como la acera de una calle. No bien se entraba en el trayecto español (que corría a cargo de la "Diputación de Cádiz”), los baches parecían abismos y se podía medir por toneladas el polvo y la basura.

Ante hechos de tal naturaleza, que a la vez se metían por el alma y por los ojos, no había cañones ni baterías que valgan. Aunque estuvieran fortificadas por un nuevo Vauban, Sierra Carbonera y Algeciras,  por la escuela, por la fábrica, por la iglesia, por el Hospital y por los mil boquetes abiertos de par en par al trabajo y al espíritu, entrarían, como desde hace años venían entrando, los invasores.

Protestaban a menudo contra las concesiones otorgadas a la Compañía inglesa del ferrocarril que cruzaba aquellos pueblos y no se advertía que semejantes concesiones, aunque indebidas, carecían de importancia frente a los datos arriba expuestos y que aquí pasaban por pecados menudos.

Aunque Sierra Carbonera y Algeciras fueran soberbios acorazados de primera, por el Hospital, la escuela y la capilla protestantes entrarían los invasores; es decir, por el art. 11 de la Constitución; por la inicua tolerancia de cultos, que en la práctica es escandalosa libertad, por el boquete que se abrió en nuestra unidad católica y que fue efectivamente el primer paso en la decadencia y ruina de España.”

Bibliografía: El Liberal del miércoles 26 de septiembre de 1900

                     El Grano de Arena del 13 de octubre de 1900


Luis Javier Traverso
La Línea en Blanco y Negro

Comentarios

Entradas populares de este blog

En 1933 existía una rencilla entre los pescadores de Levante (Atunara) y los que faenaban en el Espigón de San Felipe.

En estas fechas existía una rencilla entre los pescadores de Levante (Atunara) y los que faenaban en el Espigón de San Felipe. La Sociedad de Pósitos de Pescadores compuesto por los Patronos y pescadores de la Atunara protestaban que fueran al Espigón de San Felipe los barcos llamados parejas y traíñas y que las especies que desembarcaban en él estaban prohibidas por la Ley. Sin embargo estas especies eran faenadas en las costas marroquíes donde allí si era legal su captura. La Sociedad de expendedores de Pescado “La Igualdad” culpaban a los Señores, José Jiménez, Sebastián Seliva (Alcalde Pedáneo), Joaquín el Galafate, José y Antonio de Oria  de querer acaparar toda la pesca que llega al mercado de La Línea. Estos también se quejaban de que cuando llega el invierno y sus días de Levante, la Alcaldía solo se acordaba de la Barriada de Atunara para su ayuda sin tener en cuenta el resto de la Población, como La Barriada de San Bernardo, La Colonia, San Pedro e incluso en calle céntri…

En 1949 llegaron a La Línea Fernando Rey y otros actores para rodar exteriores de la película "Las Aventuras de Juan Lucas"

Llegaron a La Línea los artistas cinematográficos Fernando Rey, María Dea, Manolo Morán y demás personal técnico, con el objeto de rodar los exteriores de la película “Aventuras de Juan Lucas” que dirigía don Rafael Gil y original de de don Manuel Halcón.
La verdad es que no he podido ver que escenas de La Línea salen en la película.
Publicado en el periódico Alcázar de Guadalajara del 23/08/1949 




Aventuras de Juan Lucas

ESPAÑA, 1949
IDIOMAS: Español | 92 min. | Blanco / Negro | 1,37:1 Normal

DIRECCIÓN: Rafael Gil
PRODUCCIÓN: Cesáreo González-Suevia Films (España)
INTÉRPRETES: Fernando Rey, Marie Déa, Manolo Morán, Juan Espantaleón, Julia Caba Alba, Rafael Calvo, Joaquín Roa, Manuel Dicenta, Ricardo Acero, Fernando Fernández de Córdoba
GUIÓN: Rafael Gil
ARGUMENTO: de la novela homónima de Manuel Halcón
FOTOGRAFÍA: Ceciclio Paniagua
MÚSICA: Juan Quintero

SINOPSIS:

Andalucía, 1808. A la muerte de su padre, Juan Lucas se hace con un caballo y toma el mando de una partida de contrabandist…

El 21 de agosto de 1884 existía favoritismo en el Lazareto de La Línea

La prensa de la época, al estar impuesto el Lazareto en la Aduana de La Línea, es decir un Cordón Sanitario en este caso de 72 horas y de las calamidades que tenían que pasar los ciudadanos,  se quejaban del favoritismo que existía para algunas personas, al franquearle el paso a señores como al Sr. Francisco Danino, Sr. Larios, al señor Heredia de Málaga o al Sr. Saccone. Para ellos se quebrantaban los reglamentos sanitarios y sarcásticamente escribía: “Judas por se Judas, vendió a su Maestro por treinta monedas, pero la Junta de Sanidad de La Línea que por ser mas generosa que todo eso vendió a su Gobierno por cinco monedas de oro al franquearles el paso”.
El Alcalde de La Línea niega tales hechos y acusa a Gibraltar de desacreditar a la Junta de Sanidad de La Línea para que la supriman.

Publicado en la Unión del 26 Agosto de 1884 en su página 2 y 3. El Día de Madrid del 28 de agosto de 1884 en su página 2